Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

agregados-gruesos-hormigon-elaboadoLos agregados pétreos, finos y gruesos de peso normal y gruesos livianos, tienen gran importancia en las características del Hormigón Elaborado, ya que constituyen su estructura granular y ocupan aproximadamente el 80 % del volumen del mismo.

El uso de agregados en el hormigón queda justificado por dos razones:

1)      Los áridos poseen mayor estabilidad volumétrica y durabilidad que la pasta de cemento.

2)       A la vez resultan un material de “relleno” más económico.

La elección correcta del agregado para el hormigón está basada por el cumplimiento de las siguientes condiciones que deben reunir en forma ineludible:

• Resistencia, dureza y durabilidad: pues son propiedades que afectarán el comportamiento estructural del hormigón.

• No producir reacciones perjudiciales con el cemento: Si tenemos en cuenta que hay agregados que pueden no comportarse realmente como “inertes” frente al cemento, su reacción afectará también al hormigón desde los puntos de vista físico, térmico o químico.

• Limpieza y ausencia de impurezas perjudiciales por su composición: Los agregados deben estar libres de impurezas que actúan desde el punto de vista físico en el hormigón (polvo, terrones de arcilla o partículas livianas) y de partículas que lo afectan desde punto de vista químico retardando su fraguado y endurecimiento (materia orgánica, sales solubles, materia carbonosa y azúcares).

La calidad y limpieza de estos materiales están especificadas en las Normas IRAM 1512 para Agregado Fino, IRAM 1531 para Agregado Grueso, e IRAM 1567 para Agregado Liviano para Uso Estructural. Los ensayos de verificación están incluidos en la Norma IRAM 1647, y los límites granulométricos en IRAM 1627.

 

Tipos y tamaños de agregados que se usan en el país

Agregados Finos son arenas naturales (y muy pocas de trituración) que pueden clasificarse teniendo en cuenta su Módulo de Finura (M.F.) en las siguientes:

• Arenas Finas: M.F . desde 1,25 a 2; no se aconseja su uso para hormigón.

• Arenas Medianas: M.F. desde 2 hasta 2,4; son aptas para hormigón.

• Arenas Gruesas: M.F. desde 2,4 a 2.7 son óptimas; por encima de 2.7 y hasta 3,30 ó 3,35 son aptas para el hormigón pero las mezclas se vuelven muy “ásperas”

El  canto rodado y ciertas piedras partidas artificialmente se encuadran en lo que se denomina Agregados Gruesos.