Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

La tendencia de uso de hormigón no solo se sustenta en su utilidad funcional sino también en cuestiones de orden estético. Por ejemplo, en su vertiente de cerramiento plástico y escultórico. Sucede que el hormigón arquitectónico moderno ofrece al prescriptor múltiples posibilidades para el diseño de fachadas, a través de una gran variedad de prestaciones técnicas, formatos, colores, texturas superficiales y acabados.

Los productores de prefabricados de hormigón ponen a disposición del proyectista y del constructor el material junto con la tecnología, pero es el arquitecto, en primer lugar, quien debe valorar sus ventajas en cuanto a atractivo estético, modulación, funcionalidad, prestaciones técnicas y rapidez de montaje se refiere.

Aplicaciones

Los denominados como paneles de hormigón arquitectónico son elementos lámina de hormigón armado con acero, de dimensiones, espesores (a partir de 8 cm) y pesos variables, pudiendo ser:

  • Portantes (forman parte de la estructura del edificio transmitiendo esfuerzos al terreno o la cimentación) o autoportantes (simplemente actúan como cerramiento exterior o partición interior, apoyándose sobre la estructura).
  • Homogéneos de hormigón armado, multicapa (con incorporación de aislamiento térmico), incluso alveolados o muros dobles (muro compuesto de dos capas prefabricadas armadas que están unidas por un espacio mediante un sistema de estructura de celosía).
  • Totalmente planos o con configuraciones espaciales (curvos, tridimensionales, etc.)

Dentro de los paneles con aislamiento térmico incorporado, se distinguen dos tipos: Los que cuentan con aislamiento térmico parcial, o aligeramiento a base de poliestireno expandido y los de aislamientos con rotura de puente térmico, formado por dos capas de hormigón de 6 u 8 cm., entre la que se inserta un bloque de aislamiento conforme a las exigencias de resistencia térmica que se deriven del cumplimiento del Código Técnico de la Edificación, unidas entre sí por conectores de muy baja transmisividad térmica, por lo que se logra prefabricar la hoja de la fachada completa en taller, con la calidad que ello asegura.

Por último, otra consideración a tener en cuenta es que dentro del panel arquitectónico se pueden dejar embebidas las instalaciones necesarias a colocar en fachada, lo que evita la ejecución de este tipo de instalaciones en la obra, permitiendo una mayor agilidad de la construcción de la fachada y una menor generación de residuos.