Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

El “costo Córdoba” en la actividad desarrollista, considerado en el sector como uno de los gastos “evitables” en la construcción privada de viviendas, sigue teniendo peso a la hora de construir, pero la novedad es que tuvo una baja leve por un descenso en las exigencias de las obras de infraestructura.

Un estudio de la Cámara Empresarial de Desarrollistas Urbanos de Córdoba (Ceduc) releva una serie de costos que no están directamente ligados a la construcción, sobre la base de un edificio levantado en barrio Güemes, con 75 departamentos.

El análisis comenzó en 2016, hubo una segunda versión durante el año pasado y se presentó una tercera, con datos actualizados hasta diciembre pasado.

Entre la anterior medición y la presentada ayer, los costos pasaron de tener un impacto de 16,8 a 15 por ciento. Sobre el edificio en cuestión, pasó a representar de 13 a 11 departamentos, aunque para los desarrollistas el impacto final sigue siendo alto.

Los impuestos y tasas que aplican la Provincia y la Municipalidad representan 7,6 por ciento, casi el mismo nivel anterior (7,8 por ciento). Para 2019, se espera una baja en la presión impositiva, porque empieza a aplicarse una reducción a la mitad en la alícuota de Ingresos Brutos.

Lo que se disminuyó fue la incidencia de las obras de conexión a los servicios públicos, al pasar de 4,8 a 3,5 por ciento del costo. Según la Ceduc, la infraestructura debe ser hecha por el Estado, pero son exigidas al desarrollista y, finalmente la terminan pagando los compradores.

Ecogas fue la prestadora que bajó el nivel de exigencia tras la actualización de sus tarifas. No sucede lo mismo con la electricidad y el agua potable, según Ceduc.

 

Fuente: La Voz del Interior / Hormi News