Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

probetas-hormigon-resistencia-hormi-block

La resistencia tiene que ver  con la firmeza y entereza del hormigón ante situaciones de compresión, de tracción, de flexión, de flexo de tracción y de corte.  Por ese motivo, el hormigón es sometido a una serie de ensayos para comprobar su firmeza y durabilidad. Una de las pruebas que debe hacerse sobre probetas de 15 x 30 cm. Se trata de una preparación y curado en obra de probetas para ensayos de compresión y de tracción por compresión diametral.

Las muestras de hormigón para confeccionar las probetas deben ser obtenidas en la canaleta del motohormigonero en el momento de la descarga.  Previo al ensayo de compresión, las bases de las probetas deben ser tratadas según lo estipulado en la Norma IRAM 1553 -Hormigón de Cemento Portland- . En cuanto al método de prueba se rige ante el uso de encabezado con placas de elastómero en la determinación de la resistencia a la compresión de probetas cilíndricas.

Independientemente de este aspecto normativo que hace a la verificación de la calidad del hormigón elaborado, pueden ser convenientes otros ensayos, que no serán condición de aceptación o rechazo del material, pero que sirven para comprobar el comportamiento del hormigón a esfuerzos de flexión (caso de los hormigones para losas de pavimentos, probetas para proyecto de mezclas de Hormigón Compactado a Rodillo para uso vial, o testigos calados del pavimento) u otros pedidos por Proyectistas o Directores de Obra.

Para estos casos se dispone de dos ensayos normalizados:

• Si se trata de probetas cilíndricas se emplea el ensayo IRAM 1658 -Hormigones. Método de ensayo de tracción simple por comprensión diametral.

• Si se trata de probetas prismáticas (también normalizadas en IRAM 1524) o testigos prismáticos calados de la estructura (según Norma IRAM 1551 – Hormigón de cemento Portland. Extracción, preparación y curado de testigos de hormigón endurecido) el ensayo disponible es la Norma IRAM 1547 -Ensayos de flexión de probetas de hormigón. Método de la viga simple con carga en los tercios de la luz.

Distintos factores que influyen en la resistencia del hormigón

  • La calidad del agua, si tiene sustancias nocivas, puede influir seriamente en el fraguado y en el desarrollo de la resistencia del hormigón.
  • Uso de tipos de arena: la presencia de sustancias nocivas en los agregados finos y gruesos produce disminuciones en la resistencia, aunque es difícil evaluar a priori en qué medida, hasta no verificar el caso concreto.
  • La reducción de la relación agua/cemento.
  • La resistencia aumenta si se aumenta la cantidad unitaria de cemento y queda igual todo lo demás.

Cómo influyen la operación de mezclado y la puesta en obra del hormigón:

  • Un mezclado demasiado breve, incompleto, contribuirá a la segregación de la mezcla, y aparte de disminuir la resistencia, afectará a la variabilidad del hormigón de un mismo pastón.
  • Un exceso de mezclado o una demora en la descarga fuera de los límites normalizados en IRAM 1666 -Hormigón elaborado – Parte I- perjudicará la resistencia, y una demora importante puede comprometerla seriamente.

Influencia de las condiciones de curado:

  • Entendemos por condiciones de curado a las condiciones de humedad y temperatura en que es «mantenido» el hormigón a través del tiempo.
  • Remarcamos entonces que la edad de las reacciones de hidratación del cemento, y la temperatura y humedad a las que estuvieron sometidas tienen una definitiva influencia en la resistencia del hormigón.

Influencia de las condiciones de carga:

En los ensayos a compresión de probetas la resistencia aumenta si se eleva la velocidad de carga de la prensa, por lo que ésta debe regularse a la velocidad de ensayo que prescribe la Norma IRAM 1546.

Según otros estudios realizados se puede concluir que la resistencia a largo plazo está en el orden del 80 % de la que se obtiene en un ensayo normalizado, mientras que las cargas «alternativas» reducen la resistencia del hormigón a un valor del 50 % de la que se obtiene para cargas «estáticas».