Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

Cuidados en el trabajo con hormigón elaborado (Parte V)

Concluye con esta edición de Hormi News la saga de 5 entregas sobre cuestiones relativas a los cuidados necesarios en el trabajo con hormigón elaborado. Se abordarán líneas sobre “Protección y Cuidado” del material.

Proteccion y curado despues de la terminacionProtección y curado después de la terminación

Tienen por objeto mantener el hormigón con la temperatura y humedad que resulten indispensables para el proceso químico de hidratación del cemento.

Hay distintos sistemas de protección, que se emplean en especial en días calurosos y ventosos, para que no se seque velozmente la superficie del hormigón. Los más comunes son el uso de láminas de polietileno con las que se tapa o se envuelve el hormigón lo más herméticamente posible; o también la formación de membranas plásticas de curado, especie de pintura plástica que se aplica con sopletes especiales.

El curado se hace directamente con agua, primero en forma de neblina para no dañar la superficie del hormigón, luego por rociado fino y después puede llegarse inclusive a la inundación, si el formato de la estructura y las condiciones de obra lo permiten. También se recurre a la formación de las membranas de curado siguiendo las indicaciones de los fabricantes.

Lo más importante del curado es que debe ser continuo, y abarcar desde pocas horas después del hormigonado hasta un número de días que depende de las condiciones atmosféricas. Para cemento Portland normal y temperaturas normales (16 a 25 °C) el curado debe prolongarse durante 7 días como mínimo.

Riesgo

El curado inadecuado o la falta total de curado, incrementan el riesgo de fisuración plástica por contracción de fraguado y, lo que es más grave, puede perderse hasta un 50 % de la resistencia a compresión a 28 días con relación a la que tendría el mismo hormigón con un curado correcto.