Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

Si un productor agrícola decidiera invertir cada tonelada de soja o de maíz en la construcción de viviendas, hoy gastaría la mitad de lo que necesitó en los últimos siete años.

Tomando como parámetro datos oficiales de índice de la construcción de Córdoba, para edificar una casa de 130 metros cuadrados en Córdoba, sin considerar gastos de comercialización, a los valores en pesos actuales se necesitan aproximadamente 400 toneladas de soja y 745 toneladas de maíz.

El promedio desde 2012 hasta la actualidad es de 820 toneladas y 1.550 toneladas, respectivamente. Es decir, que actualmente se necesita un 52 por ciento menos de producción para poner el dinero en ladrillos.

Y la comparación es aún mejor si en contra el pico de hasta 1.400 toneladas y 3.300 toneladas, respectivamente, en 2015, debido a que las cotizaciones internas de los granos estaban muy afectadas por las retenciones y el tipo de cambio bajo.

Estos números podrían incentivar a la construcción privada en medio del contexto de crisis donde ladrillo y dólar parecen ser opciones viables para inversores con perfil conservador y para aquellos que buscan mantener a resguardo su capital.