Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

Nunca puede remediarse totalmente el daño provocado al hormigón por el clima caluroso. Será necesario un juicio “ingenieril” competente para elegir el compromiso más apropiado entre la calidad, economía y practicidad.

Las precauciones a tomar dependerán tanto del tipo y tamaño de la obra, y de la experiencia y equipo de la industria local, como del clima en el lugar, temperatura pronosticada promedio, humedad relativa ambiente y velocidad del viento.

Estas precauciones, que han demostrado ser provechosas, no se plantean por orden de importancia.

 

ENFRIAMIENTO

Agregado

El mayor volumen del hormigón lo representan los agregados. Una reducción en la temperatura de los agregados da como resultado la mayor reducción en la temperatura del hormigón, de modo que habría que cubrirlos y rociar las pilas para crear un enfriamiento por evaporación (con agua a temperatura baja).

Agua

El agua posee el mayor efecto por unidad de peso entre todos los componentes del hormigón, poseyendo un calor específico 4 ó 5 veces mayor que el del cemento o de los agregados.

La temperatura del agua es más fácil de controlar que la de los otros materiales, y a pesar de que se emplea en menores cantidades que los otros, el uso de agua fría de mezclado efectuará una moderada reducción en las temperaturas de colocación del hormigón. De modo que deberá enfriarse el agua de amasado, y mantenerla fría aislando cañerías y tanques.

Hielo

Si las condiciones de obra lo permitieran, puede agregarse hielo en cantidad de reemplazo de kilo por kilo del agua de mezcla. El calor de fusión del hielo es de 80 Cal/gramo. Un reemplazo de 50 % del agua de amasado por hielo, reducirá la temperatura del hormigón en 11 °C, debido solamente a la fusión. El agua resultante a 0 °C bajará la temperatura aún más.

Aditivos

Existen en el mercado Aditivos duales retardadores y plastificantes para ampliar, mediante ensayos previos, el tiempo de fraguado normal. O sea, teniendo aditivos ya ensayados, lograr un tiempo de fraguado inicial de 2:30 a 3 h y un tiempo de fraguado final de 5 a 6 h.

Aditivos retardadores, postergarán el fragüe y reducirán la necesidad de agua, compensando parcialmente los efectos del tiempo caluroso sobre el asentamiento, fisuración, tiempo de fraguado y demanda de agua.