Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

controlagua-hormigon-elaborado

El control del agua de mezclado en la dosificación del hormigón, es esencial para obtener los mejores resultados en todo tipo de construcciones. Es sabido que toda dosificación racional de hormigón parte del valor conocido como «relación agua/cemento», es decir, la cantidad de litros de agua, dividida por la cantidad de kilogramos de cemento usados para un determinado volumen de hormigón.

Y la resistencia de ese hormigón, para igualdad de materiales y condiciones de elaboración, depende de la relación agua/cemento. Cuando ésta baja, la resistencia aumenta; y si sube, disminuye.

Todo agregado de agua por encima de la cantidad estipulada hace disminuir indefectiblemente la resistencia y otras propiedades, salvo que se incorpore a la mezcla una cantidad adicional de cemento necesaria para mantener constante la relación agua/cemento.

El exceso de agua de mezclado es un peligro ya reconocido por los constructores y por desgracia, los perjuicios que acarrea aparecen a una edad demasiado tardía como para ser remediados sin costos excesivos.

Aparte de la pérdida de resistencia pueden darse los siguientes ejemplos de deterioros diferidos, debidos al exceso de agua de amasado:

1. Fisuras en cimentaciones y en otras estructuras.

2. Deterioros de pavimentos en zonas frías donde se producen ciclos de congelación y deshielo.

3. Deterioros en las superficies del hormigón. Al tener el hormigón un exceso de agua, se produce su exudación por las juntas de los encofrados, arrastrando la pasta de cemento y dejando así una superficie listada y llagada, de desagradable aspecto.

4. Porosidad en elementos estructurales, también llamados «nidos de abejas», pueden producirse en las mezclas con exceso de agua, donde se ha producido la segregación de los materiales dejando partes importantes de agregado grueso sin el correspondiente mortero.

Las proporciones correctas

Se ha hablado y escrito mucho acerca del control de agua en la dosificación de hormigón. Ahora expresaremos esta influencia en términos económicos, representados por la diferencia en peso de cemento entre una dosificación con bajo asentamiento y la equivalente en resistencia, pero con alto asentamiento. Por ejemplo:

1. Para una resistencia característica 170 kg/cm2 con canto rodado y cemento normal CPN30, la relación agua/cemento es de 0.58: Si el asentamiento es de 5 cm se utilizan 168 litros de agua. Si el asentamiento es de 20 cm se utilizan 195 litros de agua.

2. Para mantener la relación agua/cemento en 0.58: Si el asentamiento es de 5 cm hacen falta 290 kg de cemento. Si el asentamiento es de 20 cm hacen falta 336 kg de cemento. Por lo tanto, la cantidad de cemento necesaria para mantener la resistencia fijada será: 336-290: 46 kg de cemento adicionales de cemento, que representarán un costo extra.

3. Para apreciar la magnitud que económicamente representa esto, basta indicar que en un motohormigonero de 6 m3 será necesario emplear 276 kg adicionales de cemento por m3 de hormigón.