Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

hormigon-frio-invierno-congelado

Segunda entrega de esta temática. A continuación, brindamos prácticas constructivas recomendables a medida que bajan las temperaturas.

  • Controlar sistemáticamente la temperatura ambiente y de los materiales.
  • Cuando la temperatura ambiente es mayor de 4,5 °C, estacionaria o con tendencia a aumentar: se puede hormigonar sin tomar precauciones especiales, si bien al acercarse a esta temperatura límite debe acentuarse el cuidado del curado del hormigón.
  • Cuando la temperatura ambiente se encuentra entre 4,5 y 0 °C, sin tendencia a disminuir:
  1. a) Verificar que los agregados no contengan escarcha o nieve, ni estén congelados.
  2. b) Verificar que los encofrados o la sub-rasante (en el caso de pavimentos) donde va a hormigonarse no tengan escarcha o estén congelados.
  3. c) Emplear cemento Portland normal u otro cemento que tenga alta resistencia inicial, evitando el uso de cementos de bajo calor de hidratación.
  4. d) Aumentar la cantidad unitaria de cemento en base a las pérdidas de resistencia que se prevean por la acción del frío.
  5. e) Evitar todo exceso de agua de amasado en la mezcla.
  6. f) Utilizar aditivo acelerador de resistencia inicial si la obra lo permite.
  7. g) Cubrir con láminas de polietileno o materiales similares las superficies horizontales expuestas a la intemperie, para evitar pérdidas de calor y humedad
  8. h) No tener en cuenta, para el tiempo de encofrado, los días en que la temperatura promedio fue inferior a 4,5 °C.