Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

Tras la nueva situación de apoyo estatal nacional al sector rural sellada la semana pasada en el marco de la 130° Exposición Rural de Palermo, economistas y productores vaticinan a mediano plazo una mejora en la situación de ese sector, que redundaría en un impacto en a construcción y la adquisición de bienes inmuebles. Esto, teniendo en cuenta que la evolución del dólar no va al compás de la inflación y que las tasas de interés para inversiones en pesos están demasiados bajas.

Las inversiones del campo crecerían durante la campaña 2016/2017 más de 17% en dólares, “muy por encima de cualquier otro sector de la economía argentina”, según pronosticó el economista jefe de la Sociedad Rural Argentina, Ernesto Ambrosetti, al disertar en La Rural.

Ambrosetti señaló que “de la perspectiva de un gasto de 58.000 millones de dólares que hicimos en los primeros meses del año, más de la mitad es inversión”. Y destacó: “Sólo en lo que es granos tenemos que pensar en una inversión de 12.000 millones de dólares, cifra que da un crecimiento anual de 27% en moneda norteamericana”.

“Tenemos un crecimiento de 800.000 hectáreas en trigo, un millón para maíz, 450.000 que se van a sumar al girasol y seguramente más sorgo, avena, cebada y centeno”, aseveró. En la misma línea, consideró:  “Trigo y maíz son los dos cultivos que tienen más para crecer. Los costos para producir maíz van de 450 a 500 dólares la hectárea, en tanto que para trigo y soja es de unos 350, lo que hace que con este nivel de precios y los cambios impositivos por eliminación y baja de retenciones, haya una mayor rentabilidad que en el año precedente”.