Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

 

Las probetas cilíndricas de 15 x 30 cm. son las que se utilizan para determinar la resistencia a compresión del hormigón. Para que ellas puedan garantizar su resistencia, deben ser confeccionadas, curadas y ensayadas siguiendo estrictamente lo determinado en las Normas.

Los valores de resistencia resultantes de los ensayos, no tienen mucho significado si la toma de muestras, confección de las probetas, protección, curado, preparación de las bases y el ensayo a compresión, se hacen apartándose de lo especificado en las Normas IRAM respectivas.

Es difícil probar cuándo se han producido deficiencias en la preparación de las probetas cilíndricas. Sin embargo, hay unos pocos detalles que pueden ayudar al operador que ha fabricado a conciencia un hormigón de buena calidad, a reivindicar la misma.

Estos detalles son: 1) muestreo deficiente, 2) llenado de las probetas, 3) desperfectos en las superficies de las probetas, 4) huecos internos, 5) evaporación demasiado rápida del agua de la probeta y manejo poco cuidadoso. Detallaremos uno por uno según las Normas Iram en la siguiente entrega.