Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

Hay muchos casos en que la aceptación o rechazo de una entrega de hormigón elaborado depende de una variación de sólo 2 ó 3 centímetros en la medida del asentamiento hecha con el tronco de Cono de Abrams. Y esta diferencia puede deberse, en muchos casos, a la forma en cómo se ejecutó el método de ensayo. De allí la importancia de hacerlo correctamente.

Las muestras deben extraerse directamente de la canaleta del motohormigonero en el momento de la descarga y nunca del hormigón colocado en los encofrados o descargado en el suelo. Si el ensayo se realiza para determinar la aceptabilidad del hormigón, las muestras deberán tomarse después de haber descargado los primeros y antes de los últimos 250 litros (1/4 m3) del pastón.

Si el ensayo tiene por objeto verificar la uniformidad del hormigón o su densidad, la muestra debe tomarse aproximadamente a la mitad de la carga y de cada uno de los tres pastones correspondientes a despachos diferentes.

Cada muestra deberá tener una cantidad de hormigón de aproximadamente el doble del necesario para el ensayo, (no menos de un 40 % mayor), y antes de iniciarlo deberá remezclarse a mano.