Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

the-new-iso-90012015-1-638

Recientemente tomó estado público la noticia de que en 2015, casi tres mil empresas argentinas tendrán que comenzar el proceso de migración a una nueva norma de calidad ISO 9001.

Esto se debe a un cambio en la actual versión 2008, por una nueva. Las empresas que cuenten con la certificación ISO 9001:2008 y quieran mantenerla tendrán que migrar, de manera obligatoria, a la ISO 9001:2015, una vez que ésta esté aprobada y puesta en vigencia el próximo año.

El plazo normal de migración será de tres años y el cambio deberá realizarse más allá del rubro en el cual se desempeñe la organización.

La revisión de 2015 tendrá como punto clave a la gestión del riesgo, enfocado en dos postulados normativos básicos y esenciales de esta norma: la calidad del producto o servicio y la eficacia de la organización para obtener resultados.

Por esta razón, se espera que se combine y se integre en un mismo sistema de gestión al análisis de entornos de la organización –tanto internos como externos–, para poder detallar un mapa de riesgo que permita estar preparado ante determinadas contingencias.

Conceptos tales como liderazgo, mejora, planificación y evaluación de desempeño, entre otros, formarán parte de la macroestructura (“high level structure”, o estructura de alto nivel) del nuevo estándar de la ISO. Así, pasarán a ser compartidos por todos los estándares superiores con el mismo sentido, la misma interpretación y, por consiguiente, por una implementación homogénea.

Qué y quienes

Las ISO 9001 son un conjunto de normas sobre calidad y gestión de calidad, establecidas por la Organización Internacional de Normalización (ISO). Establece la manera en que una organización opera sus estándares de calidad, tiempos de entrega y niveles de servicio.

Aparecieron en 1987, y se van actualizando periódicamente. La última es de 2008.

Se pueden aplicar en cualquier tipo de organización o actividad orientada a la producción de bienes o servicios. Por supuesto, el rubro de la construcción está incluido.