Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

El sector de la construcción viene en etapa de crecimiento. Y uno de los elementos más importantes de la suba del nivel productivo es, además de la obra pública, la gran oferta de créditos hipotecarios. ¿Por qué han tenido el actual grado de aceptación?

  • El valor de la cuota se actualiza con la inflación. Una de las preguntas frecuentes de quienes quieren tomar el crédito es qué sucede si el salario crece menos que la inflación. La respuesta es que si la inflación supera en más de 10 puntos al salario y el cliente lo solicita, el banco debe refinanciar el monto del préstamo.
  • En la mayoría de los casos, la cuota inicial equivale a menos de un tercio de la de un crédito a tasa fija y se asimila al valor de un alquiler. Por eso resulta más accesible para la clase media, además de ser una oportunidad ideal para el inquilino que todos los meses paga el valor de un alquiler, sujeto a una actualización cada seis meses o un año.
  • Con menores ingresos se puede acceder a un monto más alto de crédito, ya que la cuota de un crédito hipotecario en UVA es más baja que la de un crédito a tasa fija.
  • Al comprar la propiedad, el tomador conoce la cantidad de UVA que debe pagar, tanto para el monto total como para el mensual. Su valor es publicado por el Banco Central y, de este modo, si uno multiplica la cantidad de UVA por su valor, conoce el monto de la cuota por pagar. Por ejemplo, si tenemos un crédito de 510 UVA mensuales (equivalente a un dúplex de dos dormitorios), y se multiplica por el valor al 29 de septiembre de este año ($ 20,15), se debe pagar una cuota de $ 10.276. Un valor similar al de un alquiler de la misma unidad.