Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someone

Aditivos-hiperplastificante-a-base-de-policarboxilatos

En muchas ocasiones la sociedad requiere construir con rapidez una ruta o una pista de aterrizaje o reparar un pavimento urbano, una vereda o un bache con la finalidad de habilitar o poner la obra en servicio urgentemente.

Para este fin se requiere que el hormigón posea elevada resistencia temprana. Es conocido que la interrupción de la comunicación genera malestar, pérdidas de tiempo, enormes trastornos y, además, significativas pérdidas económicas. Algunos autores cuantifican estas pérdidas sobre la base de considerar los costos en tiempo y gastos en combustible en alrededor de $ 50 (a mayo de 2015) por conductor, auto y hora, lo cual sumado a los valores estadísticos de tránsito en el lugar posibilita establecer los costos por cada día de interrupción. Básicamente, para el caso de un pavimento urbano, se puede calcular como la comparación entre la situación de conflicto respecto de aquélla en condiciones normales o, en el caso de la construcción de una ruta, como diferencia entre la longitud a recorrer por un automotor por un camino alternativo, sumada, además, la diferencia en las condiciones en que se encuentran los mismos.

En muchos casos, al calcular la deceleración, tiempos de espera y aceleración se muestra un verdadero despilfarro de los recursos de la comunidad, al margen de afectar la calidad del uso de los espacios públicos. Hoy las perspectivas de rápida habilitación son alentadoras; quedaron atrás los cortes de tránsito por semanas o meses para construir o reparar calles, avenidas o rutas. La necesidad de habilitar rápidamente requiere de tres pasos claves, uno de los cuales tiene vinculación con el hormigón:

  • Adecuada programación
  • Técnica de construcción o reparación
  • Proveer un hormigón de elevada resistencia temprana que otorgue la posibilidad de minimizar los tiempos de curado, aserrado y habilitación al tránsito.

Para este tercer paso clave se cuenta generalmente con tres alternativas:

  • Utilizar importantes cantidades de cemento
  • Utilizar cementos de rápida hidratación
  • Utilizar aditivos reductores de agua de alto poder

Considerando la tercera posibilidad se desarrollaron algunos estudios utilizando un hiperplastificante a base de policarboxilatos. Así, pueden apuntarse algunas cosas al respecto.

Los policarboxilatos son cadenas de polímeros acrílicos cuya molécula tiene una compleja forma tridimensional, lo cual sumado a su composición química resulta en una acción dispersante de triple efecto: eléctrica, por adsorción y por repulsión estérica. Los policarboxilatos se basan en copolímeros de ácido acrílico y grupos éter de acido acrílico, crean una capa de adsorción de gran volumen alrededor de las partículas de cemento que demoran momentáneamente la formación de etringita en la superficie de dichas partículas y, además, debido a sus largas cadenas laterales impiden la floculación y facilitan la alta fluidez de la pasta de cemento y de mortero. Los aditivos a base de policarboxilatos proveen al hormigón de un excelente comportamiento en estado fresco combinado con sobresalientes resultados en estado endurecido: a) Alta reducción de agua b) Elevada trabajabilidad extendida c) Mejor comportamiento reológico del hormigón fresco d) Posibilidad de combinar efectos e) Elevadas resistencias tempranas f) Elevadas resistencias finales g) Muy baja permeabilidad h) Bajísimas relaciones agua/cemento g) Alta razón performance/costo

 

Resumen

Las ventajas técnicas de los aditivos a base de policarboxilatos son extraordinarias para cualquier hormigón, pero paralelamente estamos frente a un aditivo de los denominados sensibles; es decir, muy afectado por los cambios externos, tales como características del cemento, finura y cantidad de arena, temperatura del hormigón, cantidad de agua, variaciones en la dosificación, secuencia de mezclado, etc. Requiere, entonces, por parte del tecnólogo, mayor atención en todo lo referente al control de calidad respecto a un hormigón tradicional, y contar con personal entrenado para salvar posibles cambios en los materiales o en las condiciones atmosféricas.

 

Fuente: Asociación Argentina del Hormigón Elaborado.